Destacado

Avances en reciclaje

por Laurel Brunner | 17/07/2020
Avances en reciclaje

Laurel Brunner analiza la importancia de la impresión sostenible y la necesidad de que los impresores elijan sus sustratos meticulosamente para reducir su impacto en el medio ambiente.

Dadas las preocupaciones actuales sobre el cambio climático, es seguro decir que el reciclaje está en la mente de todos. Pero al igual que la impresión digital de gran formato, el reciclaje es un negocio, una industria. Se beneficia de una infraestructura masiva y compleja que se ha ido implementando gradualmente durante muchos años para convertir los desechos en materias primas adecuadas para productos secundarios. Hasta aquí todo es sencillo. Pero la gama de materiales reciclados y de los productos en los que se pueden convertir los residuos, más las complejidades de la recogida, clasificación y procesamiento hacen de este un negocio extremadamente complicado y no siempre respetuoso con el medio ambiente.

Imprima la opción sostenible

Para los actores de la industria gráfica, y especialmente para los compradores de impresión, incluir consideraciones sobre cómo se pueden reciclar los productos como parte de su elección de inversión puede ser difícil. Parece obvio elegir el papel porque, como profesionales de la gráfica, sabemos que se basa en un recurso sostenible: los árboles aprovechables. Por tanto, nos gustaría pensar que el papel es la forma de residuo más reciclada. Sin embargo, esto ni siquiera se acerca a la verdad, por lo que tal vez podamos ser un poco más expansivos en nuestras opciones de sustrato para incluir ciertos tipos de plástico. Los plásticos son los materiales más reciclados después del asfalto, el hormigón y el acero, principalmente porque existen cadenas de suministro para respaldar la mayoría de los plásticos reciclados y reutilizados. Aunque los productos de papel impreso obtienen una puntuación alta en la lista de volúmenes de reciclaje, los diversos tipos se procesan de manera diferente, por lo que tienden a ser tratados como categorías diferentes. Por ejemplo, el cartón tiene su propia categoría, al igual que los papeles gráficos y el papel de periódico. La buena noticia es que la tecnología está ayudando a mejorar la eficiencia de todo tipo de reciclaje, incluidos los plásticos.

Ordenados

La tecnología de clasificación óptica utiliza sensores y cámaras para separar flujos de residuos complejos. Utiliza datos de análisis de imágenes para determinar qué debería suceder con un material determinado, de modo que se clasifique en la línea de reprocesamiento correcta. Los objetos en una cinta transportadora se pueden inspeccionar desde arriba y desde abajo y clasificar según los umbrales de aceptación / rechazo que el operador puede establecer. El uso de la clasificación óptica es muy prometedor para el reciclaje de papel, que es cada vez más urgente a medida que se difunden las nuevas técnicas de impresión digital y las recetas de tintas.

Luz Fantástica

Nippon Paper en Japón ha patentado un medio para clasificar material impreso usando luz. La técnica mide la luz reflejada para identificar los residuos de papel impreso que serán difíciles de reciclar. Los materiales impresos se identifican irradiando la superficie de los materiales impresos y midiendo la luz reflejada. Aquellos que probablemente requieran destintado de tinta en varias etapas u otros procesos se pueden eliminar del flujo de desechos. Se pueden encaminar para destintar y reciclar mediante procesos específicos, o reprocesarse en sustratos de menor calidad, como embalajes o cartones.

Acerca de los datos

El análisis de datos es otra área en la que se están dando grandes pasos para el reciclaje. Los desarrolladores de software están creando plataformas que las autoridades locales pueden usar para alentar a las personas a reciclar de manera responsable y rastrear a quienes no lo hacen. En su forma más simple, estas plataformas proporcionan herramientas que los distritos y las personas pueden usar para comparar, ya sea con otras áreas o con las calles vecinas. Las plataformas digitales proporcionan la base para la recopilación de datos, la participación de la comunidad y la gestión de residuos y el rendimiento del reciclaje a lo largo del tiempo. Esto debería conducir a un cambio de comportamiento para que el reciclaje se convierta en una segunda naturaleza y la mala gestión de residuos se reconozca como antisocial.

Cambiar comportamientos es fundamental para el progreso y, afortunadamente, el problema no es de innovación. Se trata más bien de coherencia y de incentivos para desarrollar nuevos enfoques de reciclaje que la gente pueda apoyar. Se trata tanto de nuestros hábitos y conveniencia como de la tecnología, como todos sabemos. La clasificación para la recolección en la acera o el transporte de desechos separados a un punto de entrega es fácil, siempre que se cuente con la infraestructura necesaria. Si la infraestructura no está ahí o si es complicado, estamos menos inclinados a hacer lo correcto para el reciclaje.

Volverse loco

Todas estas son consideraciones a la hora de planificar un proyecto de impresión digital de formato salvaje y deben tenerse en cuenta en la planificación desde el principio. La respuesta más fácil para los creadores y diseñadores es especificar sustratos que se pueden reciclar e incluir instrucciones para usar dichos materiales como parte del resumen de diseño y asegurarse de que se tomen decisiones sostenibles siempre que sea posible. Muchos editores de revistas, por ejemplo, como The Economist Group, utilizan fundas de bioplástico cuando envían títulos a los suscriptores junto con instrucciones para compostar el plástico de desecho, en lugar de tratarlo como desecho.

Podría hacerlo mejor

Todos debemos afrontar el hecho de que nuestros modelos de reciclaje actuales deben mejorar. La pregunta es cómo hacerlos mejores y más eficientes. La tecnología y el comportamiento cambiante juegan su papel, pero necesitamos pensar de manera mucho más creativa para resolver el problema. Por ejemplo, quizás la carga de la reutilización debería trasladarse a los productores de los materiales, digamos los fabricantes o distribuidores de sustrato, o los impresores. Ya estamos viendo pequeños indicios de cómo este modelo puede funcionar en la industria gráfica. Agfa Graphics vende los recubrimientos de sus planchas de impresión, en lugar de las planchas. La empresa cuenta con un sistema de recolección y reciclaje de placas usadas, por lo que sus clientes solo pagan por los recubrimientos y esencialmente alquilan el aluminio que lo transporta durante unas semanas.



Tal modelo pone la responsabilidad en el fabricante o distribuidor de asumir la responsabilidad del reciclaje, por lo que es posible que no funcione en todos los sectores de la impresión. Pero en el sector de la impresión digital de gran formato, tal modelo podría funcionar para sustratos que son particularmente difíciles de reciclar. Tal vez haya alguien en algún lugar que pueda elaborar un modelo de negocio viable, si la recolección de materia prima local se clasificara o se entregara a una planta de procesamiento.

Comienza contigo

Está claro que, al igual que el consumo, el reciclaje tiene que funcionar desde la base, con las personas, con las empresas y con los gobiernos locales. Idealmente, debería funcionar dentro de los marcos nacionales e internacionales. Como mínimo, deberíamos seguir principios y expectativas comunes, y deberíamos poder informar a la gente sobre lo que sucede con el desperdicio de medios impresos.
Sin embargo, fomentar las mejores prácticas comunes depende de lo que se considere mejor práctica. ¿Es el envío de desechos de papel y cartón a otro país, con las mejores prácticas de transporte y emisiones de envío concomitantes? Si apoya trabajos dentro de la cadena de suministro, quizás lo sea. Para que el reciclaje sea un negocio mancomunado, debemos aceptar que hay que tener en cuenta los imperativos comerciales e incluso la legislación. Los intereses comerciales, nos guste o no, siempre triunfarán sobre la mitigación del impacto ambiental, lo que puede ser un argumento para regular el reciclaje en apoyo de las economías circulares. El cambio necesita el apoyo del gobierno, a nivel internacional, nacional y local, de modo que la responsabilidad de reciclar se sienta directamente en el corazón de la sociedad y las economías.

por Laurel Brunner Volver a Noticias

Interested in joining our community?

Enquire today about joining your local FESPA Association or FESPA Direct

Enquire Today

Noticias recientes

Blog

La presión del consumidor por la reciclabilidad de los envases funciona

26/11/2020
Podcasts

Hablando de la gestión del color para la impresión textil digital con Simon Landau de The Print Fact

25/11/2020
Destacado

Otro capítulo en la impresión 3D: ¿una nueva esperanza para las impresoras digitales?

24/11/2020
Destacado

Onpoint Manufacturing, una nueva visión para el futuro de la indumentaria

24/11/2020

Usamos cookies para operar este sitio web y brindarle la mejor experiencia posible. Para obtener más información sobre qué cookies usamos, por qué las usamos y cómo puede administrar sus cookies, consulte nuestra Política de cookies . Si continúa utilizando este sitio, acepta el uso de cookies.